Querido mortal, sígueme...

31 de octubre de 2012

La batalla más dura

La guerra por fin terminaba, miles de muertes a sus pies, miles de amigos que había dejado atrás,  muertes de mujeres y de niños. Hambre y ganas de morir, sin sufrir. Deseaba abandonar aquellos oscuros lugares, estaba cansado de ver edificios en ruinas o en llamas, harto de que el oxigeno que respiraba estuviese corrompido por el orgullo de unos inconscientes países. Ansiaba con volver a su hogar, ansiaba con ver corretear a los niños por las estrechas calles, deseaba entender que decía la gente, pero después de esos largos y duros años, tenia miedo, miedo a que ella ya no lo amase, miedo a que se hubiese cansado de esperarle o a que lo hubiese olvidado. El pulso le temblaba y se decidió a escribir la ultima carta, fue breve, apenas tardó unos escasos minutos, iba destinada a ella y solamente escribió “La guerra ha terminado, en unos días, estaré en casa junto a tí” dudaba en lo que escribía, puesto que nadie sabe cuando empieza o termina una guerra, dudaba porque tampoco estaba seguro de que ella ansiase su llegada, al fin y al cabo habían pasado tres largos años. Dobló el folio y lo guardó en la carta. Rápidamente recogió las pocas cosas que tenía y las introdujo en su vieja maleta. Fue al apartado de correos y soltó lentamente la carta en el buzón, se le escaparon unas lágrimas, porque pensaba que era la última carta de tantas que había echado durante esos años. Rápido se dirigió a la estación del tren, tenía ganas de huir de aquel horrible lugar, había presenciado tantos horrores y tenido que quitar tantas vidas, que solo buscaba tranquilidad y paz. No era el único que marchaba a casa, miles de soldados volvían también, pero con un semblante aturdido y cansado, pero seguían con un brillo en sus ojos, que aun no se había apagado. Una vez dentro del tren, se sentó, sacó una foto de su bolsillo y sonrió, era ella, tenía ganas de verla, de besarla y de rozarla con sus manos. Todo este tiempo había estado sobreviviendo para volverla a ver, Tras recordar los buenos momentos que había pasado con aquella persona, esos momentos que le habían permitido sobrevivir, miró fijamente la ciudad que dejaba atrás, observaba con la mirada perdida el verde paisaje y el humo que salía del tren. Hasta que finalmente cerró sus ojos y quedo sumido en un profundo sueño.
Se alzó una nueva mañana con su nuevo día. Ella odiaba levantarse pronto, le encantaba dormir junto al calor de su almohada, pero esta vez no, los primeros rayos de luz le habían despertado y había dado un alegre brinco sobre su cama. Sigilosamente se levanta y bostezando se dirige hacia su ventana, la abre con tranquilidad y se estira, volviendo a despertarse en si, desde ahí puede apreciar las preciosas vistas que tiene, millones de chimeneas que se deshacen de su humo y diminutas personas que han decidido madrugar para aprovechar el día. Ella es feliz, su sonrisa la delata, sus ojos están demasiado abiertos para haberse levantado hace unos escasos segundos. Solo ella sabe, la razón de haberse levantado tan temprano, esa razón tiene nombre, anhela tanto volverle a ver, que se viste rápidamente, no se para ni a peinarse su enmarañado pelo, que aun así la permite seguir teniendo encanto, baja las inmensas escaleras hasta que en la ultima, se queda anonadada mirando a esa persona que apenas a cambiado, entonces corre hacia él y ambos se funden en un abrazo, ella riéndose deja escapar un par de lagrimas , mientras que se aproxima a los labios, de esa persona a la que tanto ha esperado. Por primera vez en mucho tiempo, ambos sintieron que la felicidad les inundaba por dentro, el vació se despedía y la soledad les abandonaba. Junto a ella, las noches no fueron solitarias ni frías, consiguió olvidar esos gritos de miles de personas que había traído consigo de la guerra, los veranos pasaron rápidos y los inviernos también, el tiempo se les escapo de las manos, disfrutaron, se amaron como dos locos que se habían vuelto a enamorar por segunda vez y sobre todo se cuidaron.  Finalmente, en realidad él nunca había terminado de luchar, porque la seguía amando, luchaba por su amor y por verla feliz cada día.


 Y es que… No hay batalla más dura que la del amor”

Lo que acabáis de leer es un breve texto escrito por mi claramente, como todos los textos que publico aquí  me habéis animado miles de veces en que escriba historias y me apetecio escribir esto. Queridos mortales, gracias por leerme de verdad. :)

20 comentarios:

  1. Un relato precioso. Me quedo con la frase "él nunca había terminado de luchar, porque la seguía amando". Da gusto pensar que veces las cosas terminan bien :)

    Saludos~

    ResponderEliminar
  2. que hermoso texto!!! mientras lo iba leyendo, no sé porque, tenía un mal presentimiento. Pensé que al final todo iba a acabar mal, que habría una bomba en el tren o algo... no se porque siempre soy tan pesimista hahaha supongo que yo sigo luchando, y dentro de la batalla siempre parece todo mucho más dificil no?

    Saludos de la chica de los chicles, que se alegra mucho de que pudieran volver ha estar juntos al final(:
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Simplemete un texto precioso, y es que no hay batalla que dure para siempre ni cuerpo que lo aguante ,por eso si el amor es verdadero sobrevivirá :)

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso relato, con calidad y estilo. Un lujo leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, "no hay batalla mas dura que el amor", muy lindo la verdad, siempre te leo solo voto muy pocas veses comento, prefiero el anopnimato, pero me anime a comentar5 y dejame decirte que me encanta tu blog, besos.
    -Agus-

    ResponderEliminar
  6. hermoso blog :) sos una reina ♥ te sigo, me seguis?
    miles de besotes

    http://cuandoaprietaeldolordapazestarconvos.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, la guerra más dura es la del amor... Mucho más cuando ese amor no te corresponde. Me encanto la entrada ♥ y el gif está muy tierna:D

    www.miscaderasdesparejas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Me encanto.
    El texto sobre la guerra me tuvo embobada.
    Y el final es buenisimo.
    No hay guerra mas dificil que la del amor, sin duda.
    Un beso! May R Ayamonte

    ResponderEliminar
  9. Romanticismo puro..
    me gusto..la historia
    como que te atrapa desde
    el principio...
    Hay talento! a seguir
    escribiendo!!

    ResponderEliminar
  10. Realmente precioso, escribes realmente bien.
    Te sigo, espero que pases por mi blog, dejes un comentario y me sigas tú también. Un beso y sigue así.
    aunsintisoyfeliz.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Aiiiiii que bonito O_O !!! y que llorera más tonta jajajaj
    chica, te sigo sin duda y estas en mis favoritos.. buah, increible, me has enamorado con un simple textazo. Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Yo también estoy de acuerdo en que la batalla más dura es la del amor. Y sin duda, estoy segura de que alguien en esta siempre sale herido aunque no sea nuestra intención. ¡Un besazo enorme! :)

    ResponderEliminar
  13. Qué texto perfecto, muchos sentimientos encontrados al leerlo. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  14. FLIPANTE; en realidad no conocí tu blog,pero explorando y eso lo encontre y ... bueno,que lo he estado mirando y me ha emociando mucho,hay entradas que incluso me han hecho llorar! Llegas mucho,transmites más y filtras mogollon.En resuemen,que me has encantado,chica.Ah,y creo que desde hoy amo tu blog.Yo te sigo,si quieres pasarte por el mio,y dejarme algun consejillo o algo...en realidad te lo agradeceria,mucho.Un beso desde http://nuncahevistonadacomotusojos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. Ay, me congelaste los huesos con esto. Hermoso en serio. Que lindo que haya cierto tipo de hombres así, los amo sin conocerlos (mira lo que llegaste a lograr). Gracias por pasar, un besito y buena vibra, siempre.

    ResponderEliminar
  16. La verdad que mientras leía la historia me preguntaba si lo habrías escrito vos.
    De verdad fue un buen trabajo, me emosione cuando lo termine de leer.
    Te dejo un beso ♥

    ResponderEliminar
  17. Sandra te pasaste con este relato. Es demasiado hermoso.
    Yo creo que cuando el amor es real, nunca desaparece. Y creo que este tipo de historias es lo que la mayoría quiere, amor real y una persona que pelee por nosotros. Hermoso, hermoso.
    Besos linda!

    ResponderEliminar
  18. CADA ENTRADA MEJOR QUE LA ANTERIOR; HACÍA MUCHO QUE NO COMENTABA, LLAMAME VAGA... PERO ERES UNA PERFECCIÓN DE PERSONA. UNa historia perfecta! ;)

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantadot tu blog, de verdad. Y esta entrada me ha encantado, ahora mismo te sigo. Pásate por el mio, si te apetece :)

    ResponderEliminar

¡¡ Deja tu comentario, no te quedes callado o el mundo quedara sumido en el silencio !!

AVISO: Si solo vienes a dejar tu blog y a patrocinarte, olvídalo, porque borrare tu comentario, mi blog es para leer y disfrutar de el, sin copiar, ni robar textos, si no estas dispuest@ a respetar las normas de mi blog, te invito a marcharte.

Gracias a mis seguidores por leerme y apoyarme :)